MIS IDEAS PROFESIONALES EN UN LIBRO:

La enseñanza utópica. Una filosofía de la educación. 

Este es el lugar elegido para presentar mi libro “La enseñanza utópica. Una filosofía de la educación”.

Portada y contraportada del libro "La enseñanza utópica. Una filosofía de la educación",

Este libro, que publiqué en el 2007 con la editorial Grafema, es la aportación que desde mi experiencia con alumnos en el límite del fracaso y abandono escolar, quise hacer cuando hube de cerrar mi centro de pedagogía “La Ayuda”. Pensé entonces que esa era una forma de seguir ayudando a los estudiantes y padres, en mayor número que los que acudían a mí personalmente, y añadí a la reflexión una mirada empática y crítica a un tiempo sobre los profesores, los legisladores educativos y la sociedad en general.

Aunque entonces no se había producido el boom de Internet y redes sociales en el que ahora se desenvuelven la educación y sus protagonistas, el mensaje que yo trasmitía en el libro sigue vigente, y ahora que se plantea una disyuntiva polémica y dolorosa para muchos, cual es si son más importantes para la educación los contenidos culturales del currículo o son prioritarias las competencias intelectuales de los alumnos, es todavía más oportuna mi propuesta basada en la experiencia: lo que importa es desarrollar, valiéndose de los contenidos, las destrezas y competencias, es decir, las técnicas de estudio, las destrezas intelectuales propias de cada alumno, los hábitos de trabajo, los métodos de aprendizaje que se instauran en la persona para toda la vida, en fin, el respeto y fomento de las inteligencias múltiples.  Yo lo hice así, y mis alumnos me lo agradecieron, porque sus vidas cambiaron y su autoestima se fortaleció enormemente.

2 comentarios en «MIS IDEAS PROFESIONALES EN UN LIBRO:»

  1. Amiga Carmen, (Me permite que la trate así?): Soy un jubilado de 81 años, que me he pasado la vida estudiando diversas materias que me han servido para promocionarme en mis empleos, y todo lo que he conseguido ha sido a base de esforzarme e “hincar los codos”, como vulgarmente se dice.
    Ahora, este “desgobierno” está tramando la indignidad de legislar para que cualquier alumno pueda, CON LAS MATERIAS QUE SUSPENDA, ingresar en la Universidad, en igualdad con los que se hayan esforzado y hayan aprobado todo.
    Afortunadamente ya no pienso seguir estudiando, pero si me tocase esta época hacerlo, no se que actitud tomaría, viendo que “los de siempre”, los vagos, tienen los mismos derechos y oportunidades que yo, que me he esforzado y he aprobado todo, (con mejores o peores notas)…INCONCEBIBLE LO QUE NOS TOCA VIVIR.
    Un cordial saludo, y a su entera disposición para lo que guste mandar.
    JAVIER SARABIA RIOBÓO
    VALENCIA

    Responder
    • Amigo Javier: Por supuesto que podemos tratarnos como amigos. Yo misma fui víctima de una decisión muy parecida de otro gobierno socialista, allá por el año 2000… entonces la indulgencia con los suspensos la aplicaron a la Enseñanza Secundaria, y provocaron un desplome en la voluntad de trabajo de los buenos estudiantes, que veían con desaliento cómo sus compañeros pasaban de curso con ellos sin haber hecho ni la décima parte del trabajo. Los profesores que recibían a aquellos alumnos en el curso siguiente fueron los que pusieron en alerta a los legisladores con sus protestas, y finalmente la decisión se revirtió, pero yo ya había cerrado mi centro de apoyo escolar (como muchos otros cerraron por la misma causa) por falta de clientes (¡no era necesario el apoyo para aprobar!). Así pues, entiendo perfectamente su comentario. Muchas gracias.

      Responder

Deja un comentario


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial